Ir al contenido principal

Salmonetes

Una receta que me transporta a la infancia. Mi hermana y yo aplaudíamos con las orejas cuando nos enterábamos que íbamos a comer de esto. Estos peces, con un nombre que alude a que se trata de salmones pequeños y simpáticos, no hacen sino jugar al despiste. Por un lado, no son salmones pequeños. Y, por otro, tampoco son simpáticos. Al menos, en la mesa. Porque si no llevamos cuidado, una de sus espinas se puede quedar atravesada en plan Excalibur, pero en tu propio paladar o garganta. Lo digo por experiencia. A cambio, ofrecen una carne fuera de lo normal, y con el juguillo resultante de esta receta se convierten en una experiencia mística.

Ingredientes

  • Salmonetes
  • Sal
  • Aceite de oliva
  • Perejil
  • Harina
  • Pan rallado
  • Zumo de limón

Preparación

1. Limpiar los salmonetes quitando las vísceras. En otros pescados nos gusta quitar también la cabeza, pero estos quedan mejor con cabeza. Lavar bien. Recomendamos congelar a una temperatura igual o inferior a –20º C durante un periodo de al menos 24 horas para evitar contraer la enfermedad por anisakis. Más información aquí.

2. Una vez descongelados, se prepara una sartén lo suficientemente grande para que después quepan todos los salmonetes sin amontonar y echamos un buen chorrito de aceite. Ponemos a calentar ese aceite.

3. Echamos un poquito de sal y enharinamos ligeramente los salmonetes. Los freímos en el aceite de la sartén hasta que se doren un poquito por ambos lados y se hagan por dentro. Retiramos a una fuente y reservamos.

4. En el mismo aceite que ha sobrado echamos una cucharada de pan rallado, movemos un poco para que se dore y después añadimos el zumo de un limón. Dejamos que reduzca un poco y lo echamos por encima de los salmonetes.


Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Azúcar glass con Thermomix

Potitos caseros de fruta con Thermomix