Ir al contenido principal

Tarta bogavante con fondant

Ya estaba la tía Bea dándonos la murga (o la tabarra, según regiones y usos y costumbres) con que no subíamos su última creación artística al blog. Y es que ya hace unos meses del cumpleaños de nuestro churumbel mayor, quien manifestaba una devoción inusitada por un crustáceo en particular: los bogavantes. Ahora los ha cambiado por los cocodrilos, pero los bogavantes tenían un algo especial. Esa cantidad de patas, esas pinzas especializadas, esos bigotes... Y un buen día, la tía Bea recogió todo ese amor crustáceo y lo transformó en tarta.

Siguiendo su filosofía repostera, esta tarta fondant no resulta tan empalagosa como las estándar. A ver, que nadie se confunda, dulce es un rato. Pero por ejemplo, esta vez, usa masa de roscón y fondant de frutas o chocolate de cobertura para hacer más digestivo el conjunto. Y en cualquier caso, una vez ha hecho su función decorativa, siempre puedes retirar el fondant y comerte lo demás.

Ingredientes

Para el bogavante ver los ingredientes de la receta del roscón.

Para el bizcocho:
  • 590g de azúcar
  • 140ml aceite de oliva suave
  • Ralladura de 1 limón
  • 330ml leche
  • 470g harina
  • 4 cucharaditas de levadura en polvo química
  • 1 cucharadita de sal
  • 6 claras de huevo
Para la mousse de chocolate:
  • 125g de chocolate de cobertura
  • 250ml de nata para montar
  • 1 clara y media de huevo
  • 1/2 sobre de gelatina (o 3 láminas)
  • 75ml de leche
  • 25g de azúcar
Para decorar:
  • Chocolate de cobertura
  • Láminas de fondant de azúcar (preferible del de frutas, que además de azúcar lleva algo de fruta y se nota)

Preparación

1. Para el roscón (bogavante):
  • Seguiremos la receta de nuestro roscón pero sin adornos por encima. En cuanto a la forma que hay que darle podemos queremos sacar de ahí el cuerpo del bogavante y las pinzas. Así que dad rienda suelta a vuestra creatividad. Las patas, cola, antenas y demás adornos los haremos con fondant a posteriori.

2. Para el bizcocho (esta vez en forma circular para simular el mar y colocar encima el bogavante):
  • Precalentamos el horno a 170ºC.
  • Ponemos el aceite, el azúcar, la ralladura de limón y las cerezas en un bol y batimos hasta que los ingredientes queden bien incorporados. Poco a poco añadimos la leche y batimos hasta que se incorpore.
  • En otro bol, mezclamos la harina con la levadura y la sal. Añadimos a la mezcla anterior en tres o más veces batiendo bien tras cada incorporación, nos debe quedar una masa homogénea.
  • Aparte, montamos las claras a punto de nieve. Yo reservo un poco del azúcar para añadirlo mientras monto las claras, para estabilizarlas. Una vez bien montadas, las añadimos a la masa con una pala y mezclamos con movimientos envolventes con cuidado de que no pierda el aire.
  • Ponemos en un molde circular y horneamos unos 25 min. Lo podemos hornear en tandas para tener 3 láminas y luego rellenarlas con el mousse o bien hornearlo entero y luego cortarlo en láminas. Lo que queremos es que el resultado de cada lámina de bizcocho horneado sea como de 1 cm

3. Para la mousse de chocolate:
  • Montar las claras a punto de nieve y cuando esté a punto añadirle la mitad del azúcar y terminar de montar. Reservar en la nevera.
  • Montar la nata con el resto del azúcar y reservar también en la nevera.
  • Derretir el chocolate al baño maría (o al microondas pero con cuidado de que no se queme). 
  • Por otro lado hidratar la gelatina en 20ml de leche. El resto de la leche (55ml) la ponemos en un cazo y la calentamos (sin que llegue a hervir), para después añadirle la gelatina hidratada en la leche y removerla hasta su perfecta disolución. 
  • Vamos ahora volcando la leche caliente en el chocolate hasta conseguir mezclarla uniformemente para que nos quede una crema. Dejar entibiar.
  • Una vez que tenemos la crema de chocolate tibia, le añadimos un poco de la nata montada y mezclamos enérgicamente para igualar texturas. Seguidamente añadimos el resto de la nata montada, pero lo hacemos suavemente, con movimientos envolventes, de abajo hacia arriba, para darle aire a la mezcla. Por último, añadimos las claras montadas, integrándolas de la misma manera que la nata, o sea, con movimientos suaves y envolventes, para que no se nos baje la preparación.

4. Nos toca el montaje de la tarta y la decoración. 
  • Si hemos hecho el bizcocho de una vez, lo cortamos en 3 láminas. Si tenemos ya las 3 láminas horneadas por separado, saltamos este paso.
  • Colocamos la primera lámina y encima el mousse. Otra lámina y otra de mousse y por último la lámina de bizcocho. 
  • Preparamos el roscón con forma de cuerpo de bogavante. 
  • Vamos a la cobertura de chocolate con la que cubriremos tanto la tarta circular como el bogavante. Lo derrites como quieras: cazo, microondas o baño maría. Cuando esté bien líquido (sin llegar a quemarse) lo echas por encima de la tarta redonda. Empieza despacito y por el punto más alto (al estar frío solidificará pronto así que no puedes parar) y ve avanzando hacia el exterior como haciendo círculos y hasta que esté todo el pastel bien cubierto. Si lo haces con maña no hace falta corregirlo, como mucho alguna zona inferior, con un cuchillo romo.
  • Yo metí el pastel unos minutos a la nevera. El caso es que antes de poner el fondant tiene que haber endurecido un poco el chocolate, pero no del todo, porque si no, el fondant no se pega y luego se desmonta al cortarla. 
  • Cuando esté listo, decoramos con el fondant y a la nevera. Recordad que para pegar fondant sobre fondant basta con humedecer la base un pelín con un pincel (o con el dedo con cuidado). Para la tarta circular, como había que simular el mar, hice una capa de color azul y por encima adornos de plantitas del fondo marino de colorines. Para el bogavante, se cubre de color naranja y después hay que decorarlo con mucha paciencia. Añadimos de fondant las patas, las antenas, la cola, los detalles de las pinzas, los ojos, los adornos del cuerpo y todo lo que se nos ocurra.

Hola amigos, soy un bogavante.

Se me van a comer, pero como soy una tarta no puedo ni moverme.

  • Colocamos el bogavante encima del mar y... ¡listo para impresionar!

Además, ya estoy cocinado, ¿no veis que soy de color naranja?.

Y aquí me tienen diseccionado. Podéis ver que estoy hecho de masa 
de roscón y cubierto de chocolate.



Comentarios

Publicar un comentario

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Judías verdes con olla express

Pan de leche de Dan Lepard (pan de molde fácil)