Ir al contenido principal

Croquetas de mijo, jamón y verduras

Si eres capaz de decir "croqueta" 20 veces seguidas muy rápido, sin trabarte, eres un campeón. Si lo consigues, márcate unas. Y si no, pues bueno, también.

Estas croquetas están preparadas con una receta similar a la de las hamburguesas de mijo y verduras, De hecho, la primera vez que las hicimos fue porque nos sobró tanta pasta de hamburguesas que tuvimos que probar a hacer croquetas.  Y como salieron ricas hemos repetido varias veces. En el fondo, debe haber un teorema gastronómico que diga que cualquier cosa transformada en masa, rebozada en huevo y pan y frita, ha de estar buena.

Pero estas están ricas de verdad. Se pueden convertir fácilmente en vegetarianas si quitamos el jamón serrano y si en lugar de leche de vaca para la bechamel utilizamos una bebida vegetal (avena, arroz).

Con estos ingredientes salen bastantes unidades croquetianas, unas 60, así que si quieres menos reduce cantidades con la calculadora (aunque claro, esto depende del tamaño de la croqueta). Por aquí solemos hacer gran cantidad y una vez rebozadas las congelamos para tenerlas listas para freír u hornear cuando nos apetezca.

Ingredientes


  • 100g de mijo en grano (unos 400g ya cocido)
  • 300g de agua para cocer el mijo
  • 200g de cebolla
  • 2 dientes de ajo
  • 200g de zanahorias
  • 200g de pimiento rojo y/o verde
  • 150g de calabacín
  • 150g de champiñones
  • 10g de salsa de soja
  • 30 g de aceite de oliva
  • Hierbas aromáticas: orégano, albahaca, perejil...
  • Pimentón dulce
  • Cúrcuma
  • Pimienta negra molida
  • Sal
  • 200g de jamón serrano



  • Para la bechamel:


  • 30g de aceite de oliva
  • 100g de harina integral
  • 500g de leche de vaca o vegetal
  • Sal, pimienta negra molida, nuez moscada al gusto de cada uno


    Calculadora de ingredientes

    Introduce la cantidad del ingrediente que deseas tomar como referencia y pulsa la tecla enter o calcular.






    Preparación

    1. Lavamos el mijo bajo el chorro de agua fría. Se pone a cocer en agua hirviendo (3 partes de agua por 1 de mijo) junto a una cucharada de aceite y una pizca de sal. Cocemos durante 25 minutos. Escurrimos y reservamos.




    2. Mientras tanto podemos ir haciendo el sofrito en la Thermomix, Echamos en el vaso el aceite y las verduras: la cebolla, el ajo, las zanahorias, el pimiento, el calabacín y los champiñones. Troceamos 4 segundos a velocidad 5. Sofreímos programando 7 minutos, temperatura 100º, velocidad 1.

    3. Añadimos la salsa de soja, las hierbas aromáticas y especias al gusto. Programamos 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 2.

    Esta es la masa que nos queda, sólo con el sofrito de verduras.

    4. Mezclamos el mijo con las verduras y el jamón serrano en trocitos pequeños.


    El mijo, ese gran desconocido. 
    Si no te decimos que aquí ya está incorporado, ni te enteras.


    5. Sin lavar el vaso de la Thermomix, prepararemos la bechamel:
    • Poner en el vaso de la Thermomix el aceite y calentar medio minuto, temperatura varoma, velocidad 1.
    • Añadir la harina y programar 2 minutos, temperatura 100º, velocidad 2 y medio.
    • Incorporar la leche y las especias al gusto y mezclar 10 segundos a velocidad 6. Después programar 7 minutos, temperatura varoma, velocidad 4. Se puede bajar al 3 y medio a mitad de tiempo, que ya estará la masa espesa. Lo notaremos por un cambio en el sonido de la bechamel.
    6. Mezclar la bechamel con el mijo, las verduras y el jamón que ya teníamos reservado. Programar 30 segundos, velocidad 3, giro a la izquierda para que se mezcle todo muy bien sin deshacerse.


    Y ya la masa final con la bechamel. Si tomas una cucharada, 
    que sepas que luego tendrás una croqueta menos.


    7. Dejar enfriar y dar forma. Pasar por pan rallado, huevo y pan rallado. En este punto se pueden o congelar, o freír en abundante aceite o cocinar en el horno. Si optamos por el horno, habrá que poner en una fuente un poco de aceite de oliva, colocar encima las croquetas y meter al horno a gratinar, previamente precalentado a 250ºC. Mantener unos 5 minutos y pasado ese tiempo, les damos la vuelta una a una y mantenemos en el horno otros 4 minutos. Quedan ligeramente doradas. Quedan más ricas si las freímos pero son menos sanas que al horno.

    Esta es la pinta que tienen si las haces al horno. 
    Sí, no es lo mismo que a la sartén, pero no están malas tampoco.

    Conservación

    Perfectas en la nevera. o congeladas como hemos dicho antes. Pero una vez hechas, mejor calentitas.

    Comentarios

    Recetas más visitadas

    Calculadora para paella

    Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

    Judías verdes con olla express

    Potitos caseros de fruta con Thermomix

    Pan del minuto LCHF