Ir al contenido principal

Potitos caseros con Thermomix

Estos "potitos" de verdura y legumbre se los preparo a mi hijo mayor desde que empezó con la alimentación complementaria y siempre le han gustado mucho, aunque ya coma otras cosas. Según la edad he ido modificando los ingredientes. A mi hijo pequeño le doy sólo de vez en cuando para que  vaya comiendo de todo, no sólo triturado (método Baby-Led Weaning).

Con la Thermomix se hacen muy fácil y quedan muy bien triturados. Aquí explicamos cómo los hacemos nosotros pero se pueden añadir o quitar ingredientes según el gusto de cada uno. Está compuesto a base de verduras y hortalizas suaves y variadas de buen sabor, a las que se añade aceite de oliva crudo y opcionalmente legumbre y carne magra.

Sin Thermomix... se pueden hacer claro. En la olla express o una cacerola se pone todo a cocer y luego se tritura con la batidora. Pero el resultado no es el mismo, sobre todo si lleva carne, ya que se tritura peor.

Ingredientes (para 10 botes de 200 ml)

  • 120 g de puerro o cebolla
  • 100 g de zanahoria
  • 100 g de pimiento verde
  • 100 g de pimiento rojo
  • 100 g de tomate natural (mejor si es natural del todo, no en conserva)
  • 150 g de calabacín o calabaza naranja
  • 150 g de otras verduras (judía verde, borraja y/o acelga, etc). Las hortalizas de hoja verde sólo para niños mayores de 1 año y con moderación por su contenido en nitratos (espinacas, lechugas, las hojas verdes de la acelga...)
  • 100 g de patata
  • 50 g de lentejas (a partir de los 9 meses)
  • 30 g de guisantes (a partir de los 9 meses)
  • 30 g de arroz
  • Agua hasta cubrir. Hasta que llegue a 2 litros en el vaso.
  • 35 g  de aceite de oliva virgen extra


Calculadora de ingredientes

Introduce la cantidad del ingrediente que deseas tomar como referencia y pulsa la tecla enter o calcular.






Preparación

  1. Dejar a remojo las lentejas mientras se lavan las verduras. Desechar el agua después, pues suele salir algo sucia. 
  2. Pelar y lavar todas las verduras bien, incluso se pueden dejar a remojo en vinagre un ratito para desinfectar. Echar en el vaso de la Thermomix todas la verduras y triturar con 2 o 3 golpes de turbo y a continuación 4 segundos velocidad 4.
  3. Lavar el arroz, los guisantes y las lentejas que teníamos a remojo y añadir todo al vaso. 
  4. Llenar hasta cubrir con agua y programar 25 minutos, temperatura 100, velocidad 1. Si se añade  carne -nosotros poníamos un poco de pollo, un jarrete de cordero y a veces un poquito de ternera- habrá que programar 10 minutos más y poner velocidad cuchara y giro a la izquierda (por los huesos de la carne). Tener en cuenta que si se añade carne habrá que reducir la cantidad de verdura, pues no cabe tanto en la Thermomix.
  5. Cuando termine el tiempo dejar enfriar un poco. Si hemos puesto carne con hueso, hay que sacarla y deshuesarla para volver a echar en el vaso la parte magra antes de triturar. Añadir el aceite en crudo y triturar 1 minuto a velocidad 10. Cuidado si está caliente no pasar de velocidad 7 o sujetar bien el cubilete, ya que si salta nos podemos quemar. Si se quiere más o menos triturado ajustar el tiempo y la velocidad al gusto de cada uno. Si ha quedado muy espeso, rectificar añadiendo un poco de agua y remover de nuevo para que se mezcle bien.
  6. Echar en botecitos de cristal dejando un dedo al menos sin llenar para poder congelarlos y que no se rompa el cristal. Salen unos 2 litros de puré.

Conservación

Aparentemente se conserva bien en la nevera pero hay que tener una especial precaución con las verduras ya preparadas y conservadas en la nevera, dado que el riesgo de metahemoglobinemia aumenta con el tiempo de conservación y cuando éstas superan las 48 horas en el frigorífico, puede incrementarse la formación de nitritos. A los adultos esto no nos afecta en gran medida pero hay que llevar especial cuidado con los niños y bebés.

Congeladas tampoco evitamos ese problema y quedan bastante bien pero para que no queden grumos aunque dicen que lo mejor es descongelar lentamente y terminar al baño maría porque los cambios bruscos de temperatura no son buenos, a mi como mejor me quedan es si las saco del congelador y directos al microondas. Los pongo un minuto a máxima temperatura y los saco para remover enérgicamente con una cuchara hasta que quede todo homogéneo. Los pongo otro minuto y lo mismo, hasta que estén bien uniformes. Cuidado que si te pasas de minutos seguidos sin remover se sale.

En caso de tenerlo  que conservar no añadiremos verduras de hoja verde ni zanahorias, que son las que mayor contenido en nitratos tienen.

Variantes y sugerencias

A partir del año se puede añadir un poco de sal, aunque yo no lo hago ya que no conviene que los niños tomen mucha. Si se añade, mejor que sea sal yodada del mar sin antiapelmazantes.

Consejos sobre las verduras a introducir:

  • Se recomiendan verduras del tipo de la patata, la zanahoria, el puerro, el calabacín, la calabaza, y las judías verdes, evitando la administración de verduras flatulentas como la col, la coliflor y el nabo, así como otras verduras que son ricas en sustancias sulfuradas tales como el ajo, la cebolla o los espárragos, que pueden producir una alteración sanguínea llamada metahemoglobinemia. 
  • Se recomienda prudencia con las patatas, ya que mucha cantidad puede ser fermentativa y provocar diarrea. 
  • Según las recomendaciones de la Agencia Española de Seguridad alimentaria y Nutrición, no conviene incorpora en la alimentación de niños menores de un año, las verduras de hoja verde tales como espinacas y acelgas. Si se hace, debe ser en muy pequeñas cantidades y en general conviene controlar su consumo durante la primera infancia. El motivo de esta restricción es la presencia, de manera natural, en este tipo de verduras, así como en otros presentes en la dieta, de nitratos, que de por si no presentan una gran toxicidad, pero que en el organismo se transforman en nitritos, cuya toxicidad es bastante superior. Los nitratos se utilizan también, añadidos de manera artificial, como conservantes en alimentos. Por otra parte, la exposición de los nitritos al calor favorece la aparición de nitrosaminas, potencialmente cancerígenas, pero la vitamina C, que suele estar presente acompañando a los nitratos en el alimento, protege frente a esta transformación. En altas concentraciones pueden originar metahemoglobinemia, cuyo signo más característico es la cianosis. Se necesita una dosis de nitratos/nitritos alta para producir intoxicaciones agudas pero en niños y sobre todo en bebés de corta edad bastan cantidades mínimas para desencadenar posibles síntomas de asfixia y azulamiento de labios con graves consecuencias. Más información aquí y aquí.
  • La zanahoria es un alimento excelente, rico en vitamina A y carotenos, pero si se da en cantidades abundantes hace que el niño tome un color amarillo, principalmente en las palmas de las manos y plantas de los pies, hecho que alarma a los padres pero que no tiene mayor importancia y desaparece al suprimirla de la alimentación. Las zanahorias también suelen contener nitratos que han absorbido del campo fertilizado. Si es puré se va a conservar (tanto refrigerado como congelado) no debemos añadir zanahoria, pues los nitratos siguen aumentando una vez cocida.

Las legumbres se añaden a partir de los 9 meses (o cuando indique el pediatra). Se recomienda iniciar su aporte siempre añadidas a las verduras para enriquecer su valor biológico proteico. Su administración será muy gradual y progresiva, 1 ó 2 veces por semana, favoreciendo así el incremento de la actividad enzimática y digestiva y evitando la flatulencia.

Se puede añadir carne, e incluso pescado o huevo, este mismo puré. Nosotros dejamos de añadirla cuando ya pudo comer carne por sus propios medios sin tener que triturarla. La introducción de la carne en el puré de verduras supone un aporte de proteínas de alto valor biológico, lípidos, sales minerales, hierro y vitaminas. Se recomienda un aporte aproximado de 40 g diarios como máximo, según la edad del bebé. Se debe comenzar con pollo y posteriormente se continuará con ternera o cordero. Las vísceras no deben utilizarse en un principio pues son excesivamente grasas y ricas en colesterol, no ofrecen ninguna ventaja sobre la carne magra y además pueden contener restos de hormonas y sustancias tóxicas procedentes de algunos piensos, capaces de ocasionar efectos secundarios en los bebés.


Fuentes:
http://www.aesan.msc.es/AESAN/web/rincon_consumidor/subseccion/nitratos_hortalizas.shtml
http://www.nutriben.es/el_bebe_consejos_7_12_meses.php
http://www.consumer.es/web/es/alimentacion/aprender_a_comer_bien/adulto_y_vejez/2001/11/08/37264.php
https://www.guiainfantil.com/articulos/alimentacion/bebes/por-que-no-dar-verduras-de-hoja-verde-a-los-bebes/

Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Montaditos de palitos de cangrejo con Thermomix

Potitos caseros de fruta con Thermomix