Ir al contenido principal

Tarta de zanahoria (carrot cake)

Este pastel tan rico nos lo ha enseñado a hacer la tía Rebeca y es muy típico en el mundo anglosajón, donde se le conoce como carrot cake, ya que su principal ingrediente son las zanahorias. Si algún comensal es raruno y sabéis que no le gustan estas raíces anaranjadas, no le digáis que el pastel es de zanahoria. No se dará cuenta y se lo podéis soltar al final de la comida con un bazinga o ¡zas! ¡en toda la boca!

A los peques les encanta y es bastante sanote, sobre todo sin relleno. Aunque os confesamos que nos cuesta renunciar a ponerle relleno porque le da una suavidad extra al pastel que nos encanta. Hablando de peques, en breves tendremos nuevas recetas de potitos.

Aquí os ponemos la receta escrita por la tía Rebeca.

Ingredientes (para un bizcocho mediano)

  • 300g de zanahorias peladas y ralladas
  • 200g de azúcar (queda bien sustituyendo parte por stevia. La stevia es un edulcorante más sano que el azúcar pero, como todo, siempre sin pasarse. Más información de los efectos secundarios de la stevia aquí)
  • 200g de harina (se puede sustituir parte por harina de arroz para que lleve menos gluten, pero no se puede hacer exclusivamente con harina de arroz)
  • 2 cucharaditas de levadura química en polvo
  • 1/4 de cucharadita de sal
  • 1/4 de cucharadita de bicarbonato sódico
  • 1 cucharadita de extracto de vainilla o en su defecto de azúcar avanillado
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1 cucharadita de jengibre molido (en Mercadona venden)
  • 100ml de aceite de girasol
  • 3 huevos
  • 50g de pasas
  • 50g de nueces trituradas (se puede sustituir por almendras peladas)

Ingredientes para la cobertura o relleno (plus)

  • 60g de mantequilla a temperatura ambiente (se puede calentar un pelín en el microondas)
  • 250g de queso mascarpone (se puede sustituir por queso de untar pero habrá que dejarlo más tiempo reposando en la nevera para llegar a la misma consistencia)
  • 100g de azúcar glass
  • 1/2 cucharadita de extracto de vainilla o de azúcar avainillado

Calculadora de ingredientes

Introduce la cantidad del ingrediente que deseas tomar como referencia y pulsa la tecla enter o calcular.






Preparación

1. Picamos las nueces y reservamos.

2. Mezclamos el azúcar, harina, levadura, sal, bicarbonato, azúcar avainillado (si hemos elegido esta opción, si es extracto se añade más adelante), canela y jengibre en un bol grande. Nosotros usamos un robot de cocina en función amasar pero valdría con un bol normal y una varilla o cuchara de madera.

3. Añadimos los huevos, el aceite de girasol y el extracto de vainilla si lo hemos elegido en su formato líquido y removemos.

4. Pelamos, lavamos y rallamos las zanahorias. Dejamos esta paso para casi el final para evitar que la zanahoria se oxide.

5. Añadimos la zanahoria rallada, pasas y nueces picadas al bol y removemos hasta obtener una masa homogénea con consistencia semilíquida (tipo “miel”).

6. Vertemos la mezcla en un molde redondo (preferible) o rectangular desmoldable o de silicona. En el caso de los moldes desmoldables se engrasan previamente con un poco de aceite de girasol. Una buena opción es ponerle papel de hornear pillado por el borde del molde en la base para que luego sea más fácil despegarlo.

7. Horneamos a 180º con el horno previamente precalentado. Se hornea aproximadamente 40 minutos, encendiendo el horno por arriba y por abajo hasta que suba. Después se baja unos 5 grados la temperatura y se pone el ventilador. Si tu horno no tiene ventilador. Déjalo sin bajar la temperatura. Cuando empiece a tostarse pinchamos con un palillo y si sale limpio es que ya está hecho.

Vista previa del pastel, antes de proceder a su disección anatómica. Aviso: puedes poner velas si se celebra un cumpleaños, pero entonces adivina dónde va a ir a parar el azúcar glass.


8. Paralelamente preparamos la cobertura/relleno opcional. Mezclamos la mantequilla y el queso en un bol y añadimos el azúcar y la vainilla poco a poco. Para mezclarlo podemos usar las varillas o una cuchara de madera. Se deja reposar en la nevera.

9. Pasado el tiempo de horneado del bizcocho, lo sacamos del horno con cuidado y lo dejamos enfriar antes de ponerle la cobertura/relleno.

10. Solo queda poner la cobertura/relleno según vuestra preferencia. Es muy importante que la tarta este bastante fría porque en caso contrario es casi imposible untar la cobertura/relleno sin que se deshaga. En nuestro caso partimos el bizcocho por la mitad y untamos con el relleno. Por encima pusimos un poco de azúcar glass para decorar. La podemos comprar pulverizada o hacerlo con la Thermomix si la tenemos. El bizcocho está muy bueno sin cobertura/relleno gracias a la zanahoria, pero con ella se queda aún más jugoso.


Pac-Man viene a por ti, uy qué miedo.

Conservación

Se conserva muy bien, incluso casi más buena al día siguiente.  Eso sí, mejor en nevera porque lleva zanahoria y queso (en el caso de tener relleno/cobertura) y tapado en un tupper (lo que antiguamente eran las fiambreras) o con film para que no se seque.






Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Azúcar glass con Thermomix

Potitos caseros de fruta con Thermomix