Ir al contenido principal

Tortilla de patata versión tradicional y acelerada

En principio no somos partidarios de catalogar la tortilla de patata como cocina de infantería, porque una buena tortilla de patata lleva un rato largo de preparación. Aunque claro, luego se conserva muy bien y, como nos recuerdan Los Gandules, está mejor de un día para otro.

Aquí van la versión tradicional y la que más solemos hacer, la acelerada, que es más rápida y resulta algo más ligera, sin perder prácticamente sabor respecto a la original.

En la foto se ve al padre de todos los bocatas. Con pan a l'ancienne.

Ingredientes

  • 3 patatas de tamaño mediano (600 g una vez peladas)
  • 1/2 cebolla pequeña (50 g). Hay gente que no le gusta añadir cebolla, es opcional.
  • 6 huevos medianos
  • 20 g de leche (opcional, aporta suavidad)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Calculadora de ingredientes

Introduce la cantidad del ingrediente que deseas tomar como referencia y pulsa la tecla enter o calcular.






Preparación


1. Pelar las patatas y cortar a rodajas de unos 4 mm de grosor. Si vamos a freír con el modo tradicional, mejor si después de lavarlas las secamos bien. Salarlas ligeramente.

2. Con el modo tradicional ahora toca freír las patatas a fuego medio (5 o 6 sobre 9) con abundante aceite en la sartén, removiendo de cuando en cuando, hasta que estén hechas y doraditas. Añadiremos la cebolla a mitad aproximadamente, cortada en juliana finita.


Antes de pasar al paso 4, retirar el aceite sobrante, que será bastante.


3. Batir los huevos junto con la leche. Truco: antes de batir añadir la sal, como si fueran huevos fritos, así se calcula mejor la cantidad de sal.



4. Añadir todo el revoltijo de patatas y cebolla y batir un poco (es una tortilla al fin y al cabo) destruyendo alguna rodaja.



5. Poner un pelín de aceite en la sartén, suficiente para que no se nos pegue. Podemos usar el que hemos escurrido. Ahora a fuego bajo (4 sobre 9). Echar todo y mantener 5 minutos aproximadamente, cuando vemos que ha cuajado por los bordes. Si nos pasamos se pegará y si nos quedamos cortos se desmontará. Es el punto más complicado de la tortilla de patata.

6. Dar la vuelta con gracia y con el instrumento adecuado, volver a untar de aceite la sartén y tener otros 5 minutos. Nosotros usamos sartenes de hierro, y como pesan tanto, para dar la vuelta utilizamos una cazuela auxiliar. Ponermos la tapa de dar la vuelta a la tortilla sobre la sartén, damos la vuelta y apoyamos en la sopera la tapa con la sartén encima. Levantas la sartén, la pones al fuego y con ayuda de la tapa colocas la tortilla de nuevo en la sartén por el otro lado.

7. Servir y comer. Aunque la mayoría coincidimos en que está mejor algo templada, incluso del día siguiente.





La tortilla con el proceso de "modo acelerado"

La diferencia está en el segundo paso. En esta versión se echan las patatas a un bol, sin haberlas secado tras lavarlas. Se rocían con un poquito de aceite de oliva, tapamos el bol con una tapa apropiada (un antisalpicaduras sirve) y metemos al microondas 4 minutos a máxima potencia. 

Pasados esos 4 minutos, remover todo bien, añadir la cebolla en juliana finita y poner otros 6 minutos. Comprobar el punto de cocción (te las deberías poder comer) y si no están hechas, poner otros 3 minutos.



Una vez fuera del microondas se tienen a fuego alto (8 sobre 9) en la sartén para que se doren. Los tiempos pueden variar si cambiamos las cantidades originales. Después seguimos a partir del paso 3 de la receta tradicional.


Conservación

Perfecta en la nevera.  La mayoría coincidimos en que está mejor algo templada, incluso del día siguiente.


Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Pan del minuto LCHF