Ir al contenido principal

Sardinillas a la marinera

Receta que nos recomendaron probar los tíos... aunque vamos a reconocer que hemos hecho una versión más a nuestro gusto sustituyendo el limón por vinagre de Módena y añadiendo romero.

Realmente, esto de "a la marinera" no debe tener una acepción única. Es más bien "como me dé la real gana", porque si te pones a buscar recetas, en cada sitio le echan unos ingredientes diferentes (tomate, pimiento, ...). Aquí hemos optado por el minimalismo y las hierbas aromáticas.

Las sardinas de las pequeñitas, por eso se llaman sardinillas. Y si son boquerones, aunque cuesta un poco más limpiarlos, todavía son más ricos.

Ingredientes (2 personas)

  • 500g de sardinillas de tamaño pequeño o boquerones o incluso anchoas
  • 2 dientes de ajo
  • Una buena rama de perejil
  • Un poquito de romero
  • Unos 15ml de vino blanco, muy poquito
  • Una cucharadita de vinagre de Módena (o un chorrito de limón)
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación

1. Limpiar las sardinas quitando cabeza y vísceras. Si son muy pequeños o son boquerones quitamos sólo las vísceras y dejamos la cabeza. Lavar bien. Recomendamos congelarlas a una temperatura igual o inferior a –20º C durante un periodo de al menos 24 horas para evitar contraer la enfermedad por anisakis. Más información aquí.

2. Una vez descongeladas se secan bien con papel de cocina. Se prepara una sartén o perola de acero inoxidable lo suficientemente grande para que después quepan todas las sardinas sin amontonar unas con otras. Ahora echamos sólo un buen chorrito de aceite y los ajos bien picaditos, las sardinas todavía no. Ponemos a calentar un poco a fuego medio.

2. Picamos el perejil mientras tanto, mezclamos con el romero y reservamos.

3. Cuando los ajos empiecen justo a tomar un pelín de color (ojo, que no queremos que se nos quemen y luego se seguirán haciendo con las sardinas) ponemos las sardinas encima, bien puestas unas al lado de las otras, y por encima la sal, el perejil y el romero picados.

4. Preparamos en un vasito un mezcla del vino y el vinagre de Módena o el chorrito de limón.  Reservar.

5. Vamos subiendo poco a poco el fuego de las sardinas hasta tenerlo a tope y pasados unos 5 minutos bajamos el fuego un poco y añadimos la mezcla del vino blanco con el vinagre de Módena o limón. Esperamos a que reduzca bien el poquito líquido sin que se nos pegue a la sartén, unos 5 minutos. Eso sí, sin mover las sardinas para que no se rompan y listas para comer. Muy importante que el líquido reduzca bien, debe quedar un unto más que apetecible.



Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Pan del minuto LCHF