Ir al contenido principal

Pencas de acelga rebozadas

De la acelga se aprovecha todo. ¿O era del cerdo? Bueno, da igual, el caso es que las pencas se pueden rebozar y utilizar posteriormente como guarnición sofisticada o incluso como plato con entidad propia, solas o con algún tipo de salsa a elección del consumidor.








Ingredientes

  • Pencas de acelga
  • Harina
  • Huevo
  • Sal
  • Aceite de oliva

Preparación


1. Primero preparamos y cocemos las pencas de las acelgas. Lavar y cortar las acelgas. Retirar las partes verdes y dejar sólo las pencas cortadas en trocitos del tamaño que nos guste, unos 3 o 4 cm está bien. Las partes verdes pueden aprovecharse por ejemplo para cocinar un Arroz con acelgas, que está de rechupete.

2. Poner las pencas en la olla a presión y añadir un vaso de agua con media cucharadita de sal. Cerrar, poner el fuego a tope. Cuando suba la presión en la olla, se tiene unos 5 minutos a fuego bajo y después se mantiene sobre el fuego apagado hasta que se pueda abrir la olla. El calor remanente de la vitrocerámica terminará de cocerlas. El tiempo a fuego bajo depende un poco de la rapidez de la olla express. Si tenéis inducción o gas calculad unos minutos de más a fuego bajo.

3. Abrir la olla cuando baje la presión, escurrir el caldo y secar las pencas con un papel de cocina.

4. Vamos con el rebozado. Enharinar las pencas y pasar a continuación por huevo batido.

5. Poner a calentar aceite de oliva en una sartén y cuando esté listo echamos las pencas rebozadas y las freímos por ambos lados. Después las dejamos sobre un plato con papel de cocina para que absorba el exceso de aceite.


Conservación

Recién hechas mucho mejor, sin duda. Pero no están malas frías de un día para otro.

Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Judías verdes con olla express

Pan de leche de Dan Lepard (pan de molde fácil)