Ir al contenido principal

Col con zanahoria y algas


Las crucíferas son una verdura muy importante para nuestra salud como ya explicamos el otro día en la receta de guarnición de col.

Nos ha encantado esta receta de col cocinada en wok que nos propuso Rebeca para no comer siempre la col cruda y así evitar los problemas que comentamos con el yodo. De todos modos cuando se come la col cruda en ensalada la cantidad que se come es mucho menor que si se come cocida e incluso cocinada al wok, así que una cosa compensa a la otra. Como comentamos tomar la col cocida nos hace perder muchos nutrientes por lo que el wok es una muy buena alternativa a comerla tanto cruda como cocida.

Le añadimos algas porque son una fuente de nutrientes marinos muy necesarios sobre en todo en dietas más vegetarianas. Nosotros usamos algas wakame, especialmente ricas en calcio; algas nori, ricas en omega 3 y vitamina B12; y algas spaguetti de mar, ricas en hierro.

Si nos sobra se puede guardar perfectamente para otro día. Además si cocemos unos fideos chinos  o noodles y los mezclamos con los restos de col queda un plato de rechupete. Sería algo similar a esta otra receta de noodles pero con col.



Ingredientes

  • Col blanca
  • Zanahorias
  • Algas wakame, nori, spaguetti de mar ...
  • Semillas de sésamo, chía, lino
  • Salsa de soja ecológica (sin jarabes)
  • Condimentos al gusto: perejil, cúrcuma, pimienta negra,...
  • Aceite de oliva


Preparación


1. Cortar la col en juliana lo más finita posible. Lavarla y escurrirla bien.

2. Poner las algas a remojo en un pelín de agua unos 5-10 minutos, dependiendo del tipo de alga. Lo suele indicar en el paquete.

3. Echar en el wok aceite, a fuego medio-alto y añadir los ajos prensados o muy bien picados. Sin dejar de mover para que no se quemen.

4. Añadir enseguida la zanahoria rallada (queda mejor longitudinal en tiras pero si no tenemos tiempo puede ser rallada o incluso en rodajitas), las algas escurridas y al poco la col. Todo sin dejar de remover hasta que veamos que reduce un poco el volumen y quedan como pochadas las verduras.

5. Echamos la salsa de soja, los condimentos y un pelín de sal si queremos, pero con la salsa de soja ya no necesita. Podemos añadir también semillas de sésamo, chía, lino. Terminamos de remover un poco más y listo para comer.


Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Judías verdes con olla express

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Azúcar glass con Thermomix