Ir al contenido principal

El desayuno de los campeones

Meses de investigación en nuestro departamento de pruebas postulan a los copos de avena como el desayuno de los campeones. Este artículo, más que una receta o un truco, es un compendio de ideas para el desayuno. Si eres fan confeso de los cereales típicos de desayuno muy procesados, como los chococrispies o los cornflakes (los del gallo), pasando por los tipo Allbran e incluso ciertos mueslis que no lo son tanto, prepárate a cambiar tu percepción del mundo. Todos estos tipos de cereales son auténticas bombas de azúcar que aportan escasos nutrientes a nuestro organismo, solo tienes que pararte a leer sus etiquetas para descubrirlo.

Esto de la avena vas a ver que es mucho más sanote, y con nuestra guía de preparación resulta muy apetecible.

Ingredientes

Verdura/Fruta:
  • Zumo de limón con agua caliente y 1 cucharadita de miel
  • o Licuado de verduras y frutas (apio, zanahoria, col, espinacas, pomelo, manzana, algas,...)

Leche con tropezones:
  • Copos finos de avena
  • 1 cucharada de semillas de sésamo y chía trituradas
  • Semillas de lino y girasol enteras
  • 8-10 uvas pasas
  • 3 o 4 nueces
  • Canela en polvo al gusto
  • Jengibre en polvo al gusto
  • Una pizca de cacao puro en polvo (ojo que nos referimos a los cacaos que venden tipo nesquik, colacao o similares que llevan más azúcar que cacao)
  • Leche (vegetal o de vaca)

Tostada:
  • Tostada de pan (mejor integral)
  • Aceite de oliva virgen extra de primera presión en frío
  • Miel (opcional)

Preparación

1. Primero tomaremos algo de fruta/verdura:
  • Lo ideal un licuado o incluso mejor un triturado de verduras y frutas. Mejor triturado para no perder parte de la fibra y nutrientes de los vegetales, pero también llena bastante más que un licuado. Podemos poner las verduras y frutas que queramos, mejor de temporada, ecológicas y de colores variados. Mejor también que tenga más verduras que frutas. 
  • Si no tenemos tiempo de preparar un licuado nos hacemos un zumito de limón. Primero calentamos medio vaso de agua y derretimos la miel. Después añadimos el zumo de limón.

2. Para la leche ponemos en un vaso todos los ingredientes y después añadimos la cantidad de leche al gusto, más o menos espesita. Se puede tomar en caliente o en frío. En caliente la avena se queda más deshecha más similar a unas gachas. A nosotros nos gusta más en frío. Pero si te gusta blandita también puedes dejarla toda la noche a remojo en la leche, eso sí, en la nevera.

3. Por último la tostada de pan, de una buena hogaza, mejor integral o semintegral con semillas. La tostamos en el tostador pero más bien blanquita sin que llegue a quemarse nada y le echamos un chorrito de buen aceite de oliva virgen extra. A nuestros peques les gusta más si le añadimos un poquito de miel por encima del aceite.

Comentarios

Recetas más visitadas

Calculadora para paella

Medidas para las cápsulas Dolce Gusto

Potitos caseros de fruta con Thermomix

Judías verdes con olla express

Pan de leche de Dan Lepard (pan de molde fácil)